El presidente Andrés Manuel López Obrador planteó la posibilidad de crear una corporación alternativa a las  Fuerzas Armadas para combatir la inseguridad en el país, el mayor problema que arrastra México en los últimos años. Y ya es una realidad.

¿Qué es la Guardia Nacional?

La Guardia Nacional se define como “una institución del Estado que participará en la salvaguarda de la libertad, la vida, la integridad y el pleno ejercicio de los derechos de las personas, protegiendo su seguridad y patrimonio, así como los bienes de la Nación, en los casos y bajo las condiciones dispuestas en esta Constitución y en las leyes”.   

La Guardia Nacional también se entiende como una institución híbrida con organización y disciplina militares, pero que estará bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública de carácter civil, cuyo titular es Alfonso Durazo.

Se espera que tengan más de 50 mil elementos. De los cuales aproximadamente 35 mil elementos pasarán de la Policia Militar (PM) del ejército y 8 mil de la Policía Naval y el resto de la Policía Federal. 

Lo anterior implica que el personal tendrá una formación militar, pero con mando civil (aunque recientemente se anunció que sería un General en proceso de retiro).

La investigación de los delitos, del fuero federal y del fuero común, corresponden al Ministerio Público, a las Policías y a la Guardia Nacional. Pero estos dos últimos actuarán bajo la conducción jurídica del Ministerio Público (MP).

Todos los elementos de la Guardia Nacional recibirán formación en derechos humanos y capacitación y adiestramiento en labores policiales, así como en el dominio de un protocolo para la intervención y el uso de la fuerza, atendiendo a los criterios de necesidad, proporcionalidad y respeto a las leyes vigentes.